Señor, ten piedad,               Señor, ten piedad
Cristo, ten piedad,               Cristo, ten piedad
Señor, ten piedad,               Señor, ten piedad
Cristo óyenos,                     Cristo óyenos.
Cristo escúchanos,               Cristo escúchanos.
Dios Padre celestial,               Ten piedad de nosotros.
Dios, Hijo, Redentor del mundo,               Ten piedad de nosotros.
Dios Espíritu Santo,
Trinidad Santa, que eres un solo Dios,
Santa María,                        Ruega por nosotros
San José,
Ilustre descendiente de David,
Luz de los Patriarcas,
Esposo de la Madre de Dios,
Casto custodio de la Virgen,
Padre adoptivo del Hijo de Dios,
Celoso defensor de Cristo,
Cabeza de la Sagrada Familia,
José justísimo,
José castísimo,
José prudentísimo,
José fortísimo,
José obedientísimo,
José fidelísimo,
Espejo de paciencia,
Amante de la pobreza,
Modelo de los trabajadores,
Gloria de la vida doméstica,
Custodio de las vírgenes,
Sostén de las familias,
Consuelo de los desdichados,
Esperanza de los enfermos,
Patrono de los moribundos,
Terror de los demonios,
Protector de la Santa Iglesia,

V. Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo,     R. Perdónanos, Señor.
V. Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo,     R. Escúchanos, Señor.
V. Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo,     R. Ten piedad de nosotros.

V. Lo nombró administrador de su casa,     R. Y señor de todas sus posesiones.
V. Oremos.
Dios, que en tu admirable providencia elegiste a San José para ser esposo de la Santísima Madre de tu Hijo, concédenos como intercesor en el cielo, a quien veneramos como protector en la tierra. Por Cristo Nuestro Señor.
R. Amén.